Mi miedo a emprender

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
miedo-a-emprender

¿Sientes que algo te coge por la espalda y te frena para conseguir tus sueños? A eso le llamo los monstruos por el miedo a emprender, siento que si les pongo nombre es más sencillo acabar con ellos.

El miedo a emprender

Este artículo lo escribí a principios del 2017 y no podía faltar en mi blog de ahora, me parece interesante ver como se transforman las ideas y la concepción de la realidad.

Desde pequeñita siempre he tenido claro que quería emprender, que no iba a trabajar para otra persona. Como dijo Steve Jobs:

Si no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes para los suyos.

Montar tu propio negocio no es tarea sencilla, pero el miedo a emprender no puede apagar tu luz. Por eso, quiero contarte cómo maté a mis tres monstruos y los enterré para siempre.

Mi primer monstruo: La Educación.

En mi etapa educativa se me tachó de mala estudiante y creo este miedo a emprender, aunque siempre he sido consciente de que no estaba hecha para el sistema, porque sí que me gustaba aprender nuevas cosas pero no me sentía cómoda en ese formato. 

Descubrí la educación online y me matriculé a un máster profesional de Administración y Dirección de empresas, que pude cursarlo porque es propio de la universidad. Aunque sinceramente, me animé a hacerlo para combatir mi monstruo: No tener un título que me avalara. Aún tener experiencia y mucho conocimiento sobre esta área me seguía sintiendo pequeña. Este título no es determinante para mi trabajo, soy quien soy gracias a formarme constantemente en el sector.

Mi segundo monstruo: La Autoestima.

Por qué, ¿cómo iba a montar una empresa (o varias) sin un título?. ¿Cómo iba yo a exponerme delante del mundo y que me pudieran juzgar? ¿Y si no era capaz de gestionar el estrés? ¿Y si “tenia mala suerte”? ¿Y si fracasaba? Mi miedo a emprender y las malas preguntas me atormentaban, aunque en silencio porque no quería que nadie supiera el miedo que pasaba por dentro. Lo superé por necesidad. Por decir basta ya. Me merezco ser feliz y puedo conseguirlo, y si no lo consigo, solo habré aprendido un montón de cosas, para volver a intentarlo (o no).

Y, mi tercer monstruo: El caballero Don Dinero.

Este miedo a emprender me frenaba porque no lo tenia, porque lo poco que tenia cuando conseguía ahorrar un poquito no me sentía con el derecho de invertirlo (porque por poco que sea la inversión, que mínimo 50€ no te los quita nadie; eso es dinero).

Superé mi tercer monstruo simplemente poniendo prioridad en mis gastos. (Si queréis que os cuente como gestioné esta situación dejarme un comentario y os lo contaré encantada).

¡En resumen!

Superé mis tres monstruos por miedo a emprender:

  • La educación, más bien dicho: la titulitis, realizando cursos profesionales.
  • La autoestima gracias a dar un golpe en la mesa y darme cuenta que todos tenemos algo especial que contar al mundo.
  • El monstruo dinero revisando la prioridad de oportunidades.

¡Muchas gracias! Un abrazo,
Monica.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp