Afirmaciones positivas

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
jernej-graj-rlNibgIqi4o-unsplash

A la hora de emprender o llevar nuestro negocio, son muchas las cosas que se nos pasan por la cabeza. Es por eso que existen momentos que pueden ser complejos y para ello necesitaremos estar fuertes mentalmente. En este siguiente blog te quiero hablar sobre las afirmaciones positivas y sus grandes resultados.

Tu cerebro

Para entender esto, lo primero que debes saber es que tu cerebro está diseñado para cambiar y reorganizarse de acuerdo a tus experiencias de vida.

Cada vez que algo sucede, se crean nuevas conexiones en tu cerebro. Pero lo más interesante es que para tu cerebro, tus pensamientos también cuentan como experiencia.

No importa si tu cerebro recibe información de un estímulo del entorno, lo que llamamos un botón «up down» o de tu pensamiento o imaginación que es un «top town event».

Lo que te sucede y lo que piensas acerca de lo que te sucede, tienen el mismo peso neurológico para tu cerebro.

Si tienes pensamientos recurrentes que se repiten en tu mente, se van a convertir en rasgos neuronales o dichos de otra manera, la repetición de pensamientos hace que se integren neurológicamente y consoliden sinapsis.

Con lo que es más probable que en el futuro sigas pensando más en lo mismo y sintiéndote de la misma forma.

Pensamientos negativos

Por ejemplo si tienes pensamientos perturbadores acerca de tu familia o de tu empleo y esto pensamientos te llevan a irritarte y frustrarte, lo que te está sucediendo es que estás integrando estos pensamientos y sentimientos a tu red neuronal.

Es por eso que si te pasa de forma repetitiva, terminas creando una relación neuronal a largo plazo con esos pensamientos y estados de mal humor tan desagradables.

A esto se le llama neuroplasticidad dependiente de la experiencia y es un verdadero problema para quienes no tienen ningún control sobre sus procesos mentales.

Es como estar constantemente a la deriva, controladas por nuestros pensamientos que generalmente son pensamientos pocos amables y estás siempre teniendo sentimientos difíciles.

Esto lleva a ir perdiendo el control de nuestras emociones y comportándonos de forma errática.

Pensamientos positivos y neuroplasticidad

Si tienes interés en recuperar el control consciente de tu vida mental, entonces esta neuroplasticidad dependiente de la experiencia es una excelente noticia.

Porque si aprendes a influir voluntariamente en tus procesos mentales, la maquinaria neuronal para cultivar estados positivos de la mente, sentimientos edificantes y conductas alineadas con la vida que realmente quieres vivir, tu cerebro va a integrar todo eso y te va a ayudar a experimentar esa vida que tú escoges vivir.

Afirmaciones positivas

Muy bien, después de todo esto te estarás preguntando ¿qué tienen que ver las afirmaciones positivas con todo esto?, ¡pues muchísimo!

Las afirmaciones positivas te van a ayudar a acomodar tus rutas neuronales que te sacan de la negatividad y la angustia. Es por eso que estas afirmaciones te permiten vivir más expansivamente.

Afirmaciones positivas

¿Qué son las afirmaciones positivas?

Las afirmaciones positivas son básicamente una forma de autosugestión que activa estados mentales expansivos y calma la reactividad de regiones limpias encargadas de iniciar una respuesta de lucha o huida en nuestro sistema nervioso.

Cuando las sostenemos de forma repetitiva se instalarán en nuestro cerebro en forma de rasgos neuronales plantando semillas de nuestras fortalezas internas.

Las afirmaciones positivas no son mágicas y no tienen el poder de cambiar las situaciones en sí mismas, pero sí poseen el potencial para transformar la forma en que percibimos e interpretamos esas situaciones.

Al reemplazar la negatividad con nueva información, nuevas regiones cerebrales son estimuladas y nuevas estructuras neuronales son establecidas ayudándonos a desarrollar una mentalidad positiva.

Es por eso que son buenísimas para romper las barreras que el pensamiento negativo pone en nuestro día a día.

Cuando realizas una de estas afirmaciones básicamente estás creando una experiencia positiva en el momento presente. Esto conecta nuevas neuronas, cuanto más prácticas y repites más duradera será la relación entre estas células nerviosas.

¿Cómo practicar las afirmaciones positivas?

Para que puedas practicar afirmaciones positivas y consolidar patrones de pensamientos positivos, compartiré contigo cuatro pasos sencillos.

Identificar las áreas de tu vida

El primer paso es identificar las áreas de tu vida que quieres mejorar. Para poder crear afirmaciones que tengan una relación directa con estas áreas.

Por ejemplo puedes que quieras sentir más gratitud, tal vez quieras dejar de flagelarte por tus errores, sentir más autoestima, confianza, ser más positiva, etcétera.

Cuando ya tengas claro qué áreas quisieras mejorar, empieza escogiendo un área sola. Que sea un área es porque así vas a ser mucho más efectiva.

Formular tu afirmación positiva

Cuando ya tengas claro el área en la que quieres enfocarte, el siguiente paso es formular tu afirmación positiva en el tiempo presente, como si fuera una realidad actual que ya estás experimentando aquí y ahora.

A continuación, me gustaría compartir contigo algunos ejemplos de algunas afirmaciones positivas que puedes usar o que puedes modificar para crear las tuyas propias.

  • A pesar de mis errores y fracasos, encuentro nuevas soluciones a los retos, desafíos y obstáculos.
  • De mi vida cotidiana tengo todo lo necesario para cumplir mis objetivos.
  • A pesar del miedo, no me detengo.
  • Mi sabiduría interior me guía, mi actitud me eleva y mis acciones me permiten seguir adelante.
  • Abrazo los cambios y me adapto fácilmente a nuevas circunstancias y situaciones.
  • Me amo y me acepto profunda y completamente tal y como soy.
  • Las opiniones ajenas no me afectan ni me condicionan.
  • Todo está bien ahora, estoy agradecida por este momento aquí y ahora.
  • Gracias por mi vida y por las infinitas posibilidades que me ofrece.
  • Estoy contenta y agradecida porque mi familia vive en abundancia y el dinero fluye en mi vida.

Como pudiste notar, cada afirmación se enfoca en un área de tu vida en concreto.

Como te dije anteriormente, estos son solo ejemplos, pero seguro que te dan una idea de cómo puedes crear tus propias afirmaciones positivas.

Crear recordatorios con tus afirmaciones positivas

El tercer paso es crear recordatorios. Por ejemplo escribe tu afirmación en varios papeles y los colocas en diferentes lugares de tu hogar.

Cuantos más lugares escojas, más opciones tendrás de recordarte la importancia de repetir la afirmación que escogiste.

También puedes poner alarmas en tu teléfono o cualquier otro método que te sirva como recordatorio.

Repetir tus afirmaciones positivas

El cuarto paso es repetir tus afirmaciones positivas durante varias semanas. Repite en voz alta y confiada varias veces al día, cuantas más veces mejor.

Siempre antes de dormir repítelas interiormente una y otra vez. Es por eso que cada vez que lo hagas, estarás dando nueva información a tu cerebro y cuanto más lo hagas, más fácil le resultará crear nuevas relaciones neuronales que te van a permitir convertirte en eso que afirmas.

La repetición es la clave y cuando notes que tu trabajo con la afirmación que escogiste ya está dando sus frutos y créeme que los vas a saber cuando llegue el momento.

Afirmaciones positivas, mente positiva

El proceso de las afirmaciones positivas

Puedes repetir este proceso de cuatro pasos escogiendo otra área de tu vida en la que quieras trabajar y creando una nueva afirmación para trabajar con ella.

Antes de terminar, un último consejo. No te olvides de practicar mindfulness también, el hecho de la combinación de la atención plena con las afirmaciones positivas, es una vía increíble para la transformación de tu vida.

Eso es porque al practicar mindfulness activas la respuesta de relajación de tu sistema nervioso y cuando este modo biológico está activado, tu cerebro es mucho más receptivo a recibir información.

Así que es un momento ideal para practicar tus afirmaciones positivas. Por ejemplo puedes realizar tu práctica diaria de mindfulness durante 10 minutos y tras ellos sin moverte de posición y sin abrir los ojos, le dedicas otro par de minutos a repetir tu afirmación positiva interiormente o en voz alta.

De esta manera la afirmación positiva se va a integrar de forma mucho más eficaz en su arquitectura cerebral.

[WPCR_INSERT]

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp